«Cuando falla todo lo demás, ¡lea las instrucciones!»

Hace unos años, el Washington Post imprimió un artículo que reflexionaba sobre la renuencia de los estadounidenses a leer las instrucciones que vienen con los nuevos productos. Con demasiada frecuencia, los consumidores luchan con (o incluso terminan devolviendo) artículos que no pueden aprender a usar o que suponen que no funcionan porque están usando el producto incorrectamente. Las líneas de servicio al cliente de las empresas están muy ocupadas por personas que hacen preguntas rutinarias sobre sus compras, llamadas telefónicas que podrían evitarse si las personas se tomaran el tiempo de leer el manual.

¿Por qué los estadounidenses no leen las instrucciones?

El autor del artículo escribió: «El por qué los estadounidenses no leen las instrucciones no es ningún misterio. Los consumidores quieren satisfacción instantánea, no quieren leer páginas y páginas de instrucciones después de comprar un producto, especialmente si las instrucciones son difíciles de comprender o seguir. Además, incluso cuando los manuales son fáciles de entender, es posible que no sean lo suficientemente entretenidos para los consumidores de hoy, especialmente los más jóvenes que han crecido juntamente con el mundo acelerado de MTV, los juegos de computadora e Internet. Están acostumbrados a que la información se entregue de forma rápida, colorida y estimulante y quieren que las direcciones sean igualmente de rápidas».

Los números de servicio al cliente gratuitos sólo complican el problema, ya que muchas personas prefieren llamar y pedir ayuda antes que leer las instrucciones ya proporcionadas. Después de haber trabajado como representante de una compañía de seguros durante varios meses, puedo confirmar la exactitud de las observaciones del autor. Hasta un tercio de las preguntas que recibí de los asegurados tenían respuestas que podrían haber contestados fácilmente con sólo abrir los materiales que se les proporcionaron cuando consiguieron la cobertura del seguro. Pero muchas personas son demasiado perezosas o tercas para leer esos materiales y demasiado rápidas para permitir que otros investiguen por ellos.

Leyendo el manual de instrucciones de Dios

La experiencia de Dios con la humanidad es exactamente así. Continuamente nos metemos en problemas y causamos estragos en nuestras vidas porque no podemos molestarnos en leer el «manual del propietario» que Dios nos ha proporcionado: la Biblia. Todo lo que necesitamos saber para vivir aceptablemente ante Dios se encuentra en este libro inspirado (Hechos 20:32; 2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:3). Pero, ¿cuántas personas realmente lo leen? Y de aquellos que sí intentan estudiar la Biblia, ¿cuántos la aplican diligentemente a cada circunstancia y situación de la vida?

Para algunos, las Escrituras simplemente no son lo suficientemente «entretenidas». Es cierto que la Biblia no se lee como un libro de cómics, una novela romántica o el último thriller de John Grisham. Sin embargo, no es una obra de ficción: es un manual de instrucciones, uno que no sólo es claro y conciso sino que aborda todas las complejidades de la existencia humana.

Y como el consumidor que marca rápidamente el número 800 para obtener ayuda, muchas personas, incluidos demasiados cristianos, se contentan con dejar que otra persona haga la lectura. «El predicador, pastor o sacerdote sabe todo eso», razonan. Pero cada individuo es responsable ante Dios por el contenido de Su palabra (Juan 12:48), porque todos serán juzgados por los mismos libros (Apocalipsis 20:12-13).

Todos tenemos la misma responsabilidad de ser diligentes en nuestros esfuerzos por manejar correctamente la palabra de verdad (2 Timoteo 2:15). El escritor de Proverbios escribió: «Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. Él provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente» (Proverbios 2:6-7). Jesús enseñó que «y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32) y afirmó que la palabra de Dios es verdad (Juan 17:17). Si lo que deseamos es libertad y sabiduría, la palabra de Dios es la única fuente legítima.

Conclusión

La vida es difícil porque ninguno de nosotros la hemos vivido antes. El conocimiento de cómo vivir una vida justa no es innato, sino que debe aprenderse (Salmos 119:73; Proverbios 2:1-6). Cuando surgen las preguntas difíciles de la vida o no sabemos cómo funcionan las cosas, no seamos tercos o perezosos: ¡leamos el manual! (2 Timoteo 2:15; Hechos 17:11).

–Mike Riley