La asombrosa sabiduría del hombre y sus escollos

Un recuerdo vívido de la infancia

Esa noche, hace cincuenta años hoy, es la única vez que puedo recordar de mi infancia en la que quería irme a la cama y, sin embargo, me mantenían despierto. Me dijeron: «Esto es algo que les dirás a tus hijos y nietos». (Eso es un concepto difícil para un niño pequeño.)

Dos hombres que cambiaron la historia

Sin embargo, mis padres y mis abuelos tenían razón. Hace cincuenta años, el 20 de julio de 1969, el Módulo Lunar Eagle de la nave Apolo aterrizó en la luna a las 20:17 UTC. Seis horas y treinta y nueve minutos más tarde, el 21 de julio a las 02:56 UTC, el comandante Neil Armstrong se convirtió en la primera persona en pisar la superficie lunar. El piloto del módulo lunar, Buzz Aldrin, se unió a Armstrong diecinueve minutos después. Fue «un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad».

¡Me sorprende que el hombre tenga la inteligencia para enviar a un hombre a la luna de manera segura y luego devolverlo a la tierra!

La inadecuación del hombre para resolver desafíos más simples

Aunque me sorprende la brillantez del hombre, también me sorprende nuestra incapacidad para resolver problemas más básicos. Job 28:1-11 se maravilla de las habilidades del hombre para sacar los metales más preciosos de la tierra. Pero inexplicablemente la sabiduría es difícil de alcanzar para la gente (Job 28:12,20).

Podemos enviar personas a la luna, pero no podemos (en general) encontrar un verdadero significado y propósito en la vida. ¿Han desaparecido el crimen, la maldad y la violencia desde ese bendito logro hace cincuenta años?

La fuente de la verdadera sabiduría

La verdadera sabiduría comienza con el temor de DIOS (Proverbios 1:7; 9:10; Job 28:28). La verdadera sabiduría está encarnada en Jesús (1 Corintios 1:24; Colosenses 2:3). La verdadera sabiduría sólo se encontrará cuando buscamos a DIOS.

–Tommy Peeler