Abraham, Lot y Sodoma

A partir del capítulo 12, el libro de Génesis desarrolla varios retratos reveladores de diversos estilos de vida. A medida que nos guiamos por nuestras decisiones diarias, vale la pena considerar el fin de cada una.

Abraham

Aun el lector casual de Génesis notará que Abraham estaba lejos de ser perfecto. Sin embargo, en general, su vida tuvo una fe notable y, al tomar decisiones que un observador mundano consideraría ridículas, demostró que confiaba constantemente en la promesa de Dios de un hijo, una nación y una tierra (Génesis 12:1-3).

Aunque nunca había visto la tierra, aunque no viviría para ver la nación que descendiera de él, y aunque la promesa de un gran nombre y una bendición universal eran intangibles, Abraham dejó su hogar, a sus parientes y la casa de su padre en respuesta a la llamada de Dios (Hechos 7:2-4; Hebreos 11:8-12). Renovó esta opción de renunciar a todo en un momento de crisis en Génesis 13. En ese momento, la insuficiencia de los pastos en Canaán forzó una división entre Abraham y su sobrino, Lot, con sus respectivas manadas grandes de ganado. Abraham ofreció generosamente la primera opción de dirección a Lot, quien «alzó … sus ojos, y vio» (Génesis 13:10) las tierras ricas y bien regadas del valle cerca de Sodoma, y ​​decidió hacer de ellas su hogar. Por contraste, Abraham caminó por fe, no por vista, y continuó su estilo de vida errante.

Lot

A lo mejor Lot era un hombre justo y temeroso de Dios (2 Pedro 2:7-8), pero carecía del espíritu de peregrino de Abraham. Escogió las cosas que se ven. Sin embargo, la inseguridad de las cosas materiales se hizo evidente rápidamente para él, ya que Sodoma se vio envuelta en un conflicto interestatal extenso en Génesis 14, y Lot, su familia y las posesiones que tanto atesoraba, fueron llevadas por los invasores.

Aunque Dios permitió su rescate en ese momento, Lot persistió en vivir en Sodoma. Los resultados a largo plazo fueron aún más desastrosos. Puede que la destrucción de Sodoma en el capítulo 19 haya sido cataclísmica y espectacular, pero la acumulación gradual de juicios debido a la corrupción en la propia casa de Lot no es menos aplastante. Por haber vivido en una sociedad atroz, su esposa aprendió a amar tanto a las cosas materiales que no pudo dejarlas cuando estalló la calamidad, y ella pereció; las hijas de Lot se complacieron en comportamientos sexuales pervertidos similares a los que les rodeaban y avergonzaron a su padre con incesto; y el dominio del mundo sujetó a Lot con tanta fuerza que rogó a los ángeles que intentaban salvarlo de la destrucción de la ciudad para que se quedara en una ciudad cercana, Zoar. «Ni siquiera el azufre le convirtió en peregrino», comenta Derek Kidner (Genesis, p. 135).

En última instancia, temiendo incluso vivir en Zoar, Lot terminó viviendo en una cueva con sus hijas. ¡Se acabó lo de cambiar las tiendas de su tío por una casa permanente! Lo que es peor, Lot perdió la custodia incluso de su cuerpo, ya que sus hijas, siguiendo los caminos de Sodoma, hicieron planes para emborracharlo y luego impregnarse con él. Los descendientes resultantes acosarían a Israel hasta un futuro remoto, ya que las naciones de Moab y Amón sedujeron a la gente para que cometiera un terrible pecado carnal (Números 25) y una práctica religiosa cruel (Levítico 18:21).

Para citar nuevamente a Kidner: «Tanto se derivó de una elección egoísta (Génesis 13:10ss) y la persistencia en ella».

Sodoma

Poco queda por decir acerca de Sodoma, la ciudad que prometía tanto — seguridad y riquezas — y, en última instancia, no cumplió con nada. Su gente no tenía límites en la búsqueda de la lujuria (Ezequiel 16:49; Judas 7). Abraham intentó interceder por ellos, pero ni siquiera diez hombres justos se podían encontrar entre ellos (Génesis 18:16-33).

Lot fue insensato al poner su fe en la promesa mundana de Sodoma. Abraham fue sabio al confiar en las promesas de Dios. Se había negado a tomar el cebo más pequeño del rey de esa tierra (Génesis 14:17-24). En la escena final, se encuentra en su lugar de intercesión por Sodoma y Gomorra y observa el final de sus caminos: un montón de cenizas en llamas (Génesis 19:27-28). Su elección de vivir por la fe debe haberle sido plenamente confirmada por lo que vio.

–Brigham Eubanks