Las siete maravillas de la palabra (Parte 1 de 3)

Quizá prácticamente todos hayan oído hablar de las famosas Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Estas maravillas, como las Pirámides de Egipto, aclaman el ingenio, el trabajo y las habilidades de la humanidad.

Aunque muchas personas han viajado miles de millas y gastado miles de dólares para ver las pirámides y, sin duda, harían lo mismo para ver las demás maravillas, si todavía existieran, hay otra maravilla antigua más grande que a menudo se pasa por alto.

¡Es la Biblia!

Algunas partes de la Biblia son tan antiguas como las pirámides. Sobrevive en perfecto estado y nunca ha tenido que ser reconstruida y continuará mientras exista la humanidad. Los escritores y personajes de la Biblia aclamaron su naturaleza maravillosa (Salmos 119:18,129; Lucas 4:22; 1 Pedro 1:10-12).

Para que la Biblia pueda ser vista como «la maravilla del mundo moderno», puesto que era, en realidad, «la única maravilla verdadera del mundo antiguo», una persona debe considerar siete aspectos de ella.

(1) La maravillosa inspiración de la Biblia

La Biblia afirma ser «inspirada por Dios» (2 Timoteo 3:16-17), lo cual literalmente significa «exhalado por Dios». La inspiración garantizó que los escritores compondrían con precisión la palabra de Dios

Juan 10:35 dice que «la Escritura no puede ser quebrantada». La palabra griega para «quebrantada» (LUO) significa «soltar» o «desatar» (cf. Lucas 13:15). La Biblia no puede ser «desatada» de manera que se desmorona y se derrumba. Las escrituras nunca pueden ser «desatadas» sino que se mantienen juntas en perfecta solidaridad, coherencia intrínseca, armonía y verdad.

Por esta razón, se habla de la Biblia como «perfecta» (Salmos 19:7-8; Santiago 1:25). Cualquier contradicción sólo es aparente y sirve para mostrar que los escritores bíblicos no actuaron en alianza secreta. Tales contradicciones aparentes, por lo general, se resuelven tan fácilmente que el lector honesto queda más impresionado con la armonía de la Biblia y más agradecido por sus enseñanzas. Además, una persona puede valorar más plenamente la armonía de la Biblia cuando considera que fue escrita durante un período de aproximadamente mil quinientos años por hasta cuarenta escritores diferentes.

(2) La maravillosa confirmación de la Biblia

«Confirmación» es «verificación» – «el establecimiento de la veracidad o certeza». El hecho de que los hombres inspirados presentaban la palabra de Dios se confirmó de dos maneras: las profecías cumplidas (Deuteronomio 18:21-22; 1 Samuel 3:19-20) y los milagros (Marcos 16:20; Juan 3:2; 9:16,33; 10:38; 14:11; Hechos 2:22; 2 Corintios 12:12; Hebreos 2:3-4).

Puede que algunos afirmen que ellos mismos tienen que ver milagros para creer en la Biblia. Sin embargo, el punto es este: el hecho de que en algún momento la gente aceptara las afirmaciones de la Biblia o a sus escritores como inspiradas sobre la base de sus milagros demuestra que fue inspirada. Si los milagros nunca hubieran sido realizados para confirmar la Biblia, nadie, ni siquiera la primera generación de creyentes, habría creído. Un cheque, una vez endosado, no necesita ser endosado nuevamente.

–Gary Eubanks (traducción: Brigham Eubanks)