La victoria en Jesús

En 2017, mi esposa y yo pasamos casi diez meses buscando un nuevo lugar para vivir en Nueva Jersey. Habíamos estado alquilando un apartamento por casi nueve años. A principios del 2018, ¡por fin encontramos la casa de nuestros sueños! En seguida, firmamos un contrato con la vendedora. Sin embargo, menos de una semana después, otro comprador apareció prometiendo dinero en efectivo y la finalización del contrato en tres semanas. La vendedora rescindió de inmediato el contrato que había hecho con nosotros y decidió vender la casa al nuevo comprador porque no quiso esperar a que obtuviéramos una hipoteca. ¡Perder duele!

La victoria que trasciende esta vida

Aquí en la tierra, podemos perder nuestro hogar, nuestro trabajo, nuestra salud e incluso nuestra vida. A pesar de estas pérdidas trágicas y difíciles, podemos ser victoriosos de una manera que trasciende esta esfera física. Apocalipsis 17:14 nos dice que esta victoria es posible a través de Jesucristo porque «él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles».

Podemos ser victoriosos porque Jesús ha sido victorioso (Juan 16:33). Jesús dijo a la iglesia en Laodicea: «Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono» (Apocalipsis 3:21).

Más adelante en el libro de Apocalipsis, Juan escribió acerca de la victoria de Jesús con estas palabras: «Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos» (Apocalipsis 5:2-5). ¡Jesús es el Conquistador!

El Origen de la Palabra «Victoria»

La palabra «victoria» viene de la palabra griega «NIKE». No me refiero a los zapatos de tenis, sino a la «diosa» griega de la victoria, la cual también era símbolo de la victoria sobre la muerte. Nike es una diosa imaginaria inventada por los griegos. Por contraste, Jesús es una figura histórica real cuyas enseñanzas, milagros, muerte y resurrección fueron observados por muchos testigos oculares (1 Corintios 15:3-8).

Una victoria completa sobre enemigos espirituales

En el libro de Apocalipsis, vemos cómo Jesús se monta en un caballo blanco y sale «venciendo, y para vencer» (Apocalipsis 6:2). Asimismo, a través de Jesús podemos triunfar abrumadoramente. ¡A través de Jesús, podemos vencer el pecado, la muerte y al mismo Satanás (1 Corintios 15:55-57)!

Cómo ser realmente victorioso

Todas las demás victorias en la vida carecen de sentido si no tenemos la victoria en Jesús. Si usted quiere vencer el pecado, la muerte y a Satanás, primero debe obedecer el evangelio. Crea en Jesús (Juan 8:24), arrepiéntase (Hechos 17:30), confiese su fe en Jesús como el Hijo de Dios (Hechos 8:37) y bautícese para el perdón de sus pecados (Hechos 2:38; 22:16; 1 Pedro 3:21).

Aunque mi esposa y yo hemos experimentado esto y otras pérdidas a lo largo de los años, con Cristo en nuestras vidas siempre seremos ganadores… ¡y usted también puede! Sin importar los obstáculos que enfrenta, Jesús puede conquistarlos todos.

–Jerry Falk