«Yo soy la puerta»

«Yo soy la puerta de las ovejas» (Juan 10:7)

Hace aproximadamente cien años, George Adam Smith fue considerado entre los grandes eruditos bíblicos conservadores. (Todavía consulto su comentario sobre Isaías.) El profesor Smith había viajado mucho por las tierras bíblicas, y una historia que contó incluía una visita a un redil de ovejas. Los muros de los rediles palestinos estaban construidos típicamente de rocas y piedras. La puerta nunca fue una puerta con bisagras, sino sólo una abertura en el muro.

La conversación de Smith con un pastor

«¿Es un redil para las ovejas?» Smith le preguntó al pastor.

«Oh, sí», fue la respuesta.

Smith continuó: «Sólo veo una forma de entrar».

«Sí», dijo el pastor, señalando una abertura en el muro.

Smith dijo: «Pero allí no hay puerta».

Para su sorpresa, el pastor respondió: «Oh, yo soy la puerta».

«¿Qué quiere decir usted con llamarse a sí mismo la puerta?» Smith quería saberlo.

El pastor respondió: «Las ovejas entran, y yo voy allí y me acuesto a través del umbral, y ninguna oveja puede salir excepto sobre mi cuerpo, y ningún lobo puede entrar excepto sobre mí».

Aplicado a los seguidores de Cristo

¿No es una gran historia por la percepción que arroja sobre Juan 10? La obra de Cristo como pastor es mantenernos seguros en el redil (comparar Romanos 5:10) y mantener alejados a los depredadores espirituales. Cristo está trabajando activamente para guardarnos «por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero» (1 Pedro 1:5).

¡Gracias a Dios por la puerta que es Cristo Jesús nuestro Señor!

–Kenny Chumbley