Buscando un bote salvavidas

El final desastroso del Titanic

La semana pasada fue el aniversario del famoso hundimiento del Titanic (15 de abril de 1912). Hubo una serie de cosas que podrían haberse hecho antes del viaje para prevenir este desastre. Además, a medida que el barco comenzó a descender, hubo otros eventos y elementos de abandono que causaron un número aún mayor de víctimas. Quiero mirar un aspecto de esta triste historia.

Había más de 2.200 pasajeros a bordo. Sin embargo, no había suficientes botes salvavidas para transportar a los pasajeros si la nave entraba en peligro. El diseñador del barco había planeado tener cuarenta y ocho botes salvavidas. Sin embargo, alguien más decidió que no quería que las cubiertas se vieran demasiado abarrotadas, por lo que el número se redujo a veinte. Otro problema fue que muchos de los botes salvavidas se lanzaron sólo parcialmente llenos. Una historia dice que estaban poniendo personas en ellos sólo como medida de precaución. Después de todo, el Titanic se consideraba «insumergible».

No debemos ignorar las señales de advertencia

En nuestra vida espiritual, debemos estar atentos a los peligros en el horizonte. Muchas cosas contribuyeron al declive del Titanic y algunas de estas cosas parecían pequeñas en ese momento. Podríamos pensar, por ejemplo, que realmente no es tan importante estudiar, orar ni tener comunicación con los hermanos. Muchos en el mundo religioso sólo dan importancia a algunos aspectos de la devoción cristiana e indican que es suficiente sentirse bien y hacer una buena obra de vez en cuando. La idea parece ser que uno puede elegir ignorar las partes de la Biblia que no están de acuerdo con su forma de pensar o estilo de vida. Otros podrían pensar que podemos dejar cierto pecado cuando queramos.

Necesitamos buscar los «botes salvavidas» o «flotadores» en nuestra vida espiritual, porque el peligro espiritual y/o la muerte podrían estar más cerca de lo que pensamos. La gente en este enorme barco no tenía idea de que muchos de ellos estaban a punto de perecer. Se confiaba mucho en la nave y en su construcción. Hoy, puede haber personas dispuestas a ayudarnos a ver las señales de advertencia espiritual, si escuchamos. Dios puede querer enseñarnos de alguna manera, si estamos dispuestos a ser humildes y aprender. Pablo alentó a los cristianos a no confiar demasiado en sí mismos (1 Corintios 10:13). Jesús nos enseñó a no confiar en las cosas terrenales (Mateo 6:19-21).

Además, se necesitan «salvavidas». Según los informes, un panadero en el Titanic arrojaba a las mujeres a los botes salvavidas. (No sugiero que sigamos esa táctica.) Un pasajero de primera clase, Benjamin Guggenheim, se negó a subir a un bote salvavidas porque quería que las mujeres fueran primero. (Algunos hoy en día están en la «primera línea» en el campo médico arriesgándose por otros).

Aquellos que quieren ayudarnos cuando nuestro «barco» se está hundiendo

Hay muchos ejemplos de esfuerzos considerables de hombres y mujeres que se han sacrificado para salvar las almas de los demás. Pablo y otros discípulos a menudo corrían el peligro de perder la vida debido a su deseo de salvar a otros (2 Corintios 11:23-33; 12:15; Filipenses 2:25-30). Jesús vivió una vida de sacrificio y murió para salvar a otros (Romanos 5:8; 2 Timoteo 2:5-6). Él enseñó que nada en este mundo vale la pérdida de nuestra alma …ni siquiera nuestras vidas físicas (Mateo 16:26).

Recordemos prestar atención a las advertencias y guiarnos por el buen Capitán, Jesucristo, para que podamos ser conducidos a la seguridad de los peligros de esta vida (especialmente los espirituales). Él es el único que tiene el poder de evitar que nuestra alma perezca. También debemos recordar que otros pueden ser Sus siervos y actuar como «botes salvavidas» o «flotadores», si estamos dispuestos a recibir la ayuda.

–Greg Roark