¡Estudiemos la Biblia!

Abundan las iglesias

Cualquiera puede ver fácilmente que nuestra área está llena de una variedad de iglesias. Por lo tanto, creo que sería justo llegar a la conclusión de que nuestra ciudad está llena de personas religiosas… probablemente son aquellos que creen en Dios (Hebreos 11:6) y en la inspiración de la Biblia (2 Timoteo 3:16-17). Sin duda, nuestra ciudad está formada por innumerables personas que aman al Señor y la Biblia.

Un problema común

Sin embargo, lo que he encontrado que es bastante desalentador en un ambiente tan religioso son aquellos que no tienen interés en estudiar la Palabra de Dios (2 Timoteo 2:15). Por supuesto, me he encontrado con algunos que poseen un interés sincero en aprender y crecer en la gracia y el conocimiento del Señor (2 Pedro 3:18). Sin embargo, la mayoría de las veces, he conocido a personas de la comunidad que no tienen ningún deseo de sentarse a estudiar las Escrituras juntos.

¿Porqué es eso? Bueno, no es porque sean ateos ni agnósticos. No, los individuos en los cuales estoy pensando son muy religiosos. La respuesta más común que recibo cuando le pregunto a un vecino si estaría interesado en estudiar la Biblia es: «Ya soy miembro de …» tal y cual iglesia. Cuando abren la puerta, no les pido que dejen su iglesia ni que se conviertan en miembros de la mía. Simplemente les pregunto si estarían interesados ​​en un curso bíblico de correspondencia o en un estudio bíblico en casa.

Por qué las personas se niegan a estudiar las Escrituras

Creo que una parte importante del problema es la complacencia espiritual. A menudo nos contentamos con nuestra condición espiritual. La apatía y la pereza con respecto al estudio personal de la Biblia pueden convertirse en algo normal (Hebreos 5:11-14). Por consiguiente, muchos hoy, como la gente de Dios en el pasado, han sido «destruido[s] por falta de conocimiento» (Oseas 4:6, LBLA). ¿Dónde está el «hambre y sed de justicia» de los que habló Jesús en Mateo 5:6? ¿Nos hemos olvidado de que «no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4)?

A menudo me temo que confiamos ciegamente en que lo que nos han enseñado es la verdad sin tomarnos el tiempo de escudriñar «cada día las Escrituras para ver si estas cosas [son] así» (Hechos 17:11). ¿Nos han enseñado los «mandamientos de hombres» (Mateo 15:9) o los «mandamientos del Señor» (1 Corintios 14:37)? Sólo hay una forma de averiguarlo: ¡escudriñar las Escrituras!

La necesidad de investigar nuestras creencias y prácticas

¿Es seguro suponer que lo que usted cree y practica es correcto sin cuestionarlo ni investigarlo (Mateo 7:21-23; Colosenses 3:17)? ¿Y qué pasa si le han enseñado el error en lugar de la verdad? ¿Qué pasa si usted pertenece a una iglesia hecha por el hombre (Mateo 15:13) en lugar de a la iglesia del Señor (Mateo 16:18)? ¿Puede usted encontrar el nombre de su iglesia en el Nuevo Testamento (Romanos 16:16)? ¿Acaso el destino de su alma eterna no vale la pena para que se tome el tiempo para averiguarlo y estar absolutamente seguro (Lucas 1:4)?

«Venid ahora, y razonemos» a partir de las Escrituras (Isaías 1:18; Hechos 17: 2). La verdad no tiene nada que temer de una investigación abierta y sincera. Así que, vecino, ¡estudiemos la Biblia!

–Jesse Flowers