Moldeando a Dios a la imagen del hombre

Dios hizo al hombre a su imagen (Génesis 1:26,27; 9:6; Santiago 3:9). Sin embargo, parece que desde que fue creado a la imagen de Dios, el hombre ha estado tratando de rehacer a Dios a su imagen (Romanos 1:23). Es comprensible por qué al hombre le gustaría hacer esto; Dios no se ajusta a sus deseos, así que simplemente fabrica un nuevo dios que sí se ajusta. Es comprensible, ¡pero equivocado!

Esto, sin duda, fue uno de los principales atractivos de la idolatría. La idolatría les permitió a los hombres decidir literalmente cómo querían que se vieran y fueran sus dioses, por lo que dieron forma a sus ídolos y su teología asociada en consecuencia. Si no les gustaba un grupo de dioses, podrían cambiar a otro (ver 2 Crónicas 28:22,23). Del mismo modo, las personas de hoy que no están satisfechas con la forma en que Dios se presenta en una religión pueden buscar otra hasta que encuentren una que se ajuste a sus deseos.

Sin embargo, el objetivo de quien se convierte en cristiano es conformarse a la imagen de Dios (Romanos 8:29; Efesios 5:1; Colosenses 3:9,10). El hombre ha distorsionado la imagen de Dios a través del pecado, y al obedecer al evangelio trabaja para adaptarse a la imagen de Dios (1 Pedro 1:14-16). No es una prerrogativa del hombre cambiar a Dios para que se ajuste a sus deseos, sino más bien su obligación de cambiar a sí mismo para ponerse en conformidad con los deseos de Dios.

¿Por qué las personas se sienten libres para moldear a Dios a su imagen?

La razón principal por la que algunas personas se sienten libres de moldear a Dios a su imagen es porque piensan que Dios es como son ellos. Por lo tanto, piensan que pueden determinar lo que Dios haría al determinar lo que a ellos les gustaría hacer. Este enfoque falso e inválido para determinar la voluntad de Dios está detrás de muchas cosas falsas en el mundo religioso.

El hecho del asunto es que Dios no es hombre, y la gente necesita valorar las implicaciones de esto. Debido a que Dios no es hombre, no se puede esperar que se comporte como un hombre (Números 23:19; 1 Samuel 15:29) ni piense como un hombre (1 Samuel 16:7; Isaías 55:8,9; Salmos 50:21). No podemos determinar lo que Dios haría por lo que harían los hombres. Los hombres a veces han tenido dificultades para entender por qué Dios ordenó lo que ordenó (por ejemplo, Josué 6; 2 Reyes 5; 1 Pedro 1:10-12). Algunas veces, esto llevó a los hombres a desobedecer a Dios, como lo hicieron los judíos al rechazar a Jesús porque no encajaba con sus nociones preconcebidas (cf. Mateo 16:21-23; especialmente Mateo 22:23-33; Juan 2:22; 16:12 ; 1 Corintios 1:18-31). Los hombres de fe, por contraste, aceptaron lo que Dios dijo, aunque puede que no haya parecido racional desde un punto de vista humano (ver Hebreos 11:3,4,7,11,17,19).

¿Racionalismo o revelación?

La mente de Dios no se puede entender ni comprender, excepto en la medida en que Él se haya revelado (Salmos 145:3; Isaías 40:28; especialmente Romanos 11:33; 1 Corintios 2:11). La única manera de estar seguro de lo que Dios haría es leerlo en Su palabra (1 Corintios 2:10-13).

El proceso de someter a Dios y su palabra a la revisión crítica del razonamiento humano o moldear los puntos de vista de uno de las Escrituras o del bien y el mal para asegurar su conformidad con el razonamiento humano se ha denominado «racionalismo». En otras palabras, los racionalistas llegan a su concepto de la verdad a través de un proceso de análisis racional; la racionalidad humana, en lugar de las Escrituras, es reconocida como el árbitro final de la verdad.

El peligro del racionalismo debe ser claro: conduce a un rechazo de la palabra de Dios porque la palabra de Dios no siempre se ajusta a la racionalidad humana. Aunque no todos los que utilizan el enfoque racionalista han llegado tan lejos como el ateísmo, el racionalismo ha generado o apoyado muchas doctrinas y prácticas religiosas falsas. Cuando los hombres comienzan su análisis de cualquier tema con un enfoque racionalista, han comenzado mal. Tal enfoque prepara un semillero para la falsa doctrina.

El cristiano debe determinar la verdad por lo que dice la Biblia (cf. Romanos 4:3; Gálatas 4:30). Es la esencia misma de la humildad, la fe y la obediencia someterse a la palabra de Dios aunque no sea compatible con el entendimiento humano (2 Tesalonicenses 2:8-12).

–Gary Eubanks